martes, 6 de enero de 2009

Desde que volví a casa del viaje que hice por festividades, me la he pasado sola. Mi familia aún está disfrutando de sus vacaciones. Por mi parte disfrute los días que pude hacerlo. Claro que la pase encerrada en mi casa porque no tenía las suficientes ganas de salir. Me podrán llamar fome, antisocial o lo que quieran algunos respecto a este aspecto, pero simplemente no tenía ánimos y ya.
Me he dado cuenta que estando sola en casa no me moriré cuando vaya hacia mi independencia, tonto decirlo, pero sí. No puedo negar que hacen falta los minutos la mayoría del tiempo, principalmente en las mañana cuando tengo que levantarme para ir a trabajar. Por más que ponga el despertador el sueño me come diez minutos, hasta que una señal en mi cabeza me impulsa a eliminarlo -y eso que solo son diez minutos-. Pero así como todo tiene un inicio también tiene su final. Mañana llega mi hermana, una compañía más a la casa fuera del silencio con la que mayormente la suelo dejar. Tendré un rostro para ver en las noches antes de dormir, alguien con quien hablar que no sea conmigo misma, por lo menos hasta que regrese el resto del batallón familiar. Hoy será el último día que disfrutaré de mi compañía.

2 comentarios:

irethsue dijo...

me gustó esa frasesita finalera...disfrutar de nuestra propia compañía....mmmm.
la mayoría de personales le temen a eso mismo y a los que les gusta se les suele catalogar como bien has dicho, como pobrecitos hongos sin intenciones sociales...
claro es que no todos a los que les gusta su soledad son hongos al más puro estilo emo...ya se ve (y que no se enojen los emos..jojojo) sino que simplemente a veces la soledad es linda, cómoda y amable.
en fin, qué pena que mi venganza de que te quedes afuera de tu casa por al menos unas horas no se podrá....mactub! será lo que ha de ser!
muaks!!! te quiero....con todo y lo loca. jojojojo!

Alphard dijo...

I will only say thank you for reading.